En Chile coexisten dos sistemas de salud, uno público y otro privado. Por un lado, el sistema público funciona por medio de un seguro social administrado por el Fondo Nacional de Salud (FONASA), seguro que es de carácter solidario y se financia con el pago de la cotización de salud de los trabajadores. Además, se suman aportes fiscales que provienen de impuestos generales de la nación. FONASA es responsable de la atención, tanto de sus cotizantes, como de personas carentes de recursos.

Por otro lado, en el sistema privado, operan las Instituciones de Salud Previsional (ISAPRES) y profesionales de la medicina que ejercen sus labores de manera particular. Las ISAPRES ofrecen seguros de salud basados en contratos individuales pactados con las personas que trabajan y los beneficios otorgados dependen directamente del monto cancelado por el trabajador y la trabajadora.

Las personas que tienen un contrato de trabajo están obligadas a cotizar 7% de su renta imponible para salud. Si la opción es el seguro privado, se podrá pagar un monto adicional al 7% con el objetivo de sumar beneficios.

Los trabajadores independientes que emiten boletas de honorarios pueden acceder a las coberturas de la previsión social como: Seguros de Invalidez y Sobrevivencia, (SIS) Seguro de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales (ATEP), Ley Sanna, Salud y Pensiones. 

Estas coberturas se obtienen mediante pago de cotizaciones previsionales a través de la Declaración Anual de Impuesto a la Renta y se entregan en virtud a la alternativa de devolución de impuestos que escogió al momento de realizar su declaración de impuestos. Si escogió alternativa total sin devolución de impuestos, las coberturas serán totales. En el caso de escoger alternativa parcial recibirá coberturas parciales en el Sistema de Salud y Pensiones.

Dichas coberturas entregarán protección al cotizante entre el 1 de julio y el 30 de junio del año siguiente.

Los derechos en el sistema de salud son:

Cotizar para salud entrega al trabajador o trabajadora, sea afiliado a FONASA o ISAPRE, los siguientes derechos:

Libre elección: la persona que trabaja tiene derecho a la libre elección en la atención mediante la compra de bonos. También tiene la posibilidad de incluir cargas familiares.

Licencia médica: en caso de enfermedad, la persona que trabaja tiene derecho a una licencia médica si así lo determina el médico. La licencia médica permite ausentarse del trabajo, de manera parcial o total, según lo indique el médico, con el objetivo de tratar y mejorar la patología que lo aqueja.

Subsidio por incapacidad laboral: es un monto en dinero que sustituye la remuneración de la persona por el plazo en que se ausenta del trabajo a causa de una licencia médica.

Acceso Universal a Garantías Explícitas (AUGE O GES): es un programa integral de salud que prioriza un grupo de patologías o problemas de salud, garantizando en todas ellos el acceso a tratamientos oportunos, de calidad y con protección financiera. Cotizar para salud da derecho a este programa a los afiliados a FONASA e ISAPRE, y a sus respectivas cargas.

• Permiso pre y posnatal maternal: la ley protege la maternidad de las mujeres trabajadoras, otorgándoles, entre otros beneficios, una licencia para ausentarse del trabajo por seis semanas antes de la fecha probable del parto (prenatal maternal) y de 12 semanas posteriores al nacimiento (posnatal maternal).

• Permiso posnatal parental: es un permiso por el cual la madre puede ausentarse del trabajo durante doce semanas, se cuentan desde el término del posnatal maternal. La mujer, además, podrá optar por tomar este descanso a jornada completa o bien en 18 semanas a media jornada. Además, la madre puede traspasar al padre hasta seis de las 12 semanas del beneficio en jornada completa y hasta 12 de las 18 semanas en media jornada.

Permiso del padre: independiente de que la madre traspase al padre parte de su posnatal parental, el progenitor tiene derecho a cinco días de permiso pagado al momento de nacer el hijo o hija.

Subsidio maternal: durante los períodos en que se hace uso de los permisos de pre y posnatal maternal, así como del posnatal parental, este subsidio es un beneficio en dinero que se paga en reemplazo de la remuneración de la persona que trabaja.

Ley SANNA: es un seguro obligatorio para los padres y madres de niños, niñas y adolescentes, afectados por una condición grave de salud, para que puedan ausentarse justificadamente de su trabajo durante un tiempo determinado para acompañar y cuidar personalmente al hijo. Durante el período del permiso, recibirán un subsidio que reemplace total o parcialmente su remuneración mensual.


Puedes escuchar el programa en Radio Nuevo Mundo donde abordamos el sistema de Salud

ENTIDADES REGULADORAS DEL SISTEMA DE SALUD